Son casi dos años de gestación para que las morsas tengan una cría y aunque pueda parecer sorprendente,  se aparean bajo el agua.  Dan a luz una sola cría en tierra o sobre bloques de hielo y llegan alcanzar hasta los 59 kg al momento de su nacimiento.