9 Razones por las cuales DEBERÍAS dormir en un cuarto frío

Dormir en una habitación cálido no solo nos hace sentir incómodos y sudorosos, sino que también perdemos muchos beneficios que podríamos obtener simplemente durmiendo en una habitación fría. Establecer la temperatura en alrededor de 19 ° C podría marcar la diferencia entre una mala noche de sueño y una noche de sueño tranquilo.

A continuación te compartimos 9 beneficios que harán que cambies de idea sobre dormir en un cuarto frío, y puede que ahora los consideres hasta un poco más:

1. Puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.

Al igual que poner hielo o una compresa fría en un área hinchada o inflamada de tu cuerpo, dormir en una habitación fría puede tener un efecto calmante que puede ayudar contra el dolor y la inflamación, que de otro modo podrían interrumpir su sueño. Esto podría ser parte de la razón por la que muchos atletas prefieren dormir en una habitación fría después de un juego.

2. Nos ayuda a mantenernos frescos y juveniles.

Dormir en una habitación con una temperatura más baja promueve la producción de melatonina, también llamada “hormona del sueño” del cuerpo. También es un antioxidante, lo que significa que actúa como una hormona anti-envejecimiento para el cuerpo.

3. También puede ayudar a mejorar la fertilidad masculina.

Esto se debe a que la exposición prolongada al calor puede afectar negativamente la fertilidad masculina. Dormir en una habitación fría, junto con usar ropa interior holgada, puede evitar que esto suceda. Si está planeando tener un bebé pronto, esta es otra razón para bajar el nivel del aire acondicionado.

4. Mantiene alejadas las grasas “malas”.

Dormir en una habitación fría puede mejorar el metabolismo de nuestro cuerpo, activando nuestras “grasas marrones” que queman calorías de nuestro cuerpo. También podría ayudar a eliminar las grasas no deseadas de nuestro cuerpo, lo que puede resultar en pérdida de peso.

5. Previene las infecciones por hongos.

Las mujeres pueden prevenir las infecciones por hongos durmiendo en una habitación que tenga una temperatura más baja. A las bacterias y los hongos les gusta vivir en ambientes cálidos y húmedos, por lo que mantener la habitación fresca evitará que se propaguen como un incendio durante la noche.

6. Puede resultar en un sueño más profundo e ininterrumpido.

Cuando estamos en un sueño profundo, nuestro cuerpo realiza tareas esenciales como la reparación celular y la consolidación de la memoria, pero no puede regular la temperatura corporal. Un aumento en la temperatura puede despertarnos de nuestro sueño profundo, por lo que estar en una habitación fresca disminuye las posibilidades de que eso suceda.

7. Disminuye nuestro riesgo frente a determinadas enfermedades.

Dormir en una habitación fresca puede reducir nuestras posibilidades de desarrollar enfermedades metabólicas como la diabetes. También mejora nuestros niveles de hormona del crecimiento que ayudan a prevenir enfermedades cardíacas, depresión y obesidad. El aumento de melatonina también reduce nuestras posibilidades de contraer la enfermedad de Alzheimer.

8. Mantiene alejado el estrés.

Las temperaturas más altas significan que el cuerpo libera más “hormonas del estrés” llamadas cortisol. Una habitación más fresca puede ayudar a mantener nuestros niveles de cortisol bajo control, y eso significa menos estrés y una mejor calidad de sueño.

9. Podría ayudar a prevenir el insomnio.

Los estudios señalan que varias formas de insomnio están realmente asociadas con temperaturas corporales más altas. Muchos quienes lo suufren tienen dificultades para regular su temperatura corporal, lo que limita su capacidad para perder calor. Al hacer que nuestros dormitorios sean más frescos, podemos ayudar a nuestro cuerpo a enfriarse y ayudar a inducir el sueño.

¿Tú qué prefieres, tu habitación cálida o fría? !Déjanoslo saber en los comentarios! Comparte esta nota con tus amigos que aman el frío.