Síguenos

Categorías

A sus 68 años, da a luz a gemelos tras 4 DÉCADAS intentando ser madre

Estuvo tanto esperando la llegada de un hijo que la vida le regaló gemelos

Ser madre es todavía uno de los sueños de muchas mujeres, mientras que para unas esto puede llegar desde el primer intento, otras pasan años intentando tener hijos, y cómo este caso, incluso décadas.

Margarett Adenoma tiene 68 años y su esposo Noah 77, ambos viven en Nigeria y desde que se conocieron sabían que pasarían el resto de sus vidas juntos. Se casaron en 1974 con el deseo de crear una hermosa familia, pero por más que lo intentaban, Margarett no podía tener hijos.

A lo largo de su historia trataron con tres procesos de fertilización in vitro que resultaron fallidos. Sin embargo, a pesar de su edad nunca perdieron la fe.

Los expertos en fertilidad empezaron a advertir a la pareja sobre los peligros que conllevaba un embarazo en la edad en la que Margarett estaba. Un día, la pareja por fin tuvo la noticia que estaba esperando, estaban esperando no solo a uno, sino a dos hijos, unos gemelos.

Después de 37 largas semanas, Margarett ingresó al Hospital de Enseñanzas de la Universidad de Lagos para ser sometida a una cesárea.

El parto lo realizó el doctoro Adeyemi Okunowo acompañado de varios especialistas que estaban al pendiente de la salud de la madre. Al ser de un embarazo de alto riesgo exigía una atención total de los expertos. Sin mencionar que el alumbramiento se dio en esta época de la pandemia.

“Ella tuvo suerte, pero aún quedan varias complicaciones por sobrepasar después de dar a luz a un bebé. Es un milagro”, informó el doctor Okunowo.

Tras el parto, Margarett logró dar a luz a una parejita de bebés, un niño y una niña. El padre estuvo presente durante el alumbramiento de sus pequeños.

“Soy un soñador, y estaba convencido de que este sueño particular nuestro se haría realidad”, dijo Noah.

Margarett ahora madre, se ha convertido en la mujer con mayor edad en convertirse en mamá en Nigeria.

Su historia es una de esperanza y perseverancia, y aunque ha desatado una ola de comentarios en redes sociales. Ahora la pareja está resguardada en casa cuidando de sus pequeños.

Comparte esta nota para mostrar que la esperanza nunca debe morir.