Aseguró identificarse como mujer para evitar ser bajado del bus exclusivo en México: “Uno es libre de escoger”.

La discusión se llevó a cabo en el transporte público denominado como “Zona Rosa” que es exclusivo para mujeres de la Ciudad de México, México. La joven, Graciela Olvera, denunció la situación pero fue increpada por otra pasajera. Tuvieron que respetarle su identidad de género al chico.

Dentro de la Ciudad de México se han implementado diversas políticas para prevenir el acoso y el abuso contra las mujeres dentro del transporte público. Una de estas políticas son las conocidas “Zonas Rosas”, un área delimitada de por color dentro todos los transportes. 

El objetivo de esto es que las mujeres puedan sentirse más seguras dentro de estas zonas ya que, en teoría, no se permiten hombres. Sin embargo, sabemos que esa regla no siempre se respeta. 

Twitter @GracielaOlverah

Según SDP Noticias, Graciela Olivera compartió en su Twitter uno de estos casos donde la gente no respetó la zona exclusiva. El objetivo de la publicación era denunciar que había varios hombres dentro de los buses que son “solo para mujeres” en la capital de México. 

La chica se enfocó principalmente en uno de esos hombres que estaba sentado en los asientos rosas que delimitan la zona exclusiva.

Twitter @GracielaOlverah

La discusión escaló y en cuestión de segundos se tornó agresiva cuando una mujer decidió intervenir y arremetió contra Graciela. Esta mujer empezó a criticar a Graciela y a cuestionarse por su denuncia. Según lo registrado, la mujer se sintió también aludida por el hecho de que ella iba con su marido y comenzó a insultar a la chica que grabó todo lo ocurrido. 

La desconocida también viajaba junto a su hijo y acusó a Graciela de acoso por el hecho de grabar la situación sin su consentimiento. Sumado a esto, le dijo que los hombres que se encontraban sentados en el vagón de las mujeres “no le estaban quitando nada”, pues había otros asientos vacíos.

Twitter @GracielaOlverah

Ante esto, Graciela contra argumentó que no tenía nada que ver con que los hombres le estuvieran “quitando” los asientos, si no con la civilidad y respeto por las reglas establecidas para las zonas que fueron delimitadas como exclusivas para mujeres.

Lo que más sorprendió fue que en un momento de la discusión, el joven que estaba sentado miró a la cámara y se defendió con el siguiente argumento: “Hay una cosa que se llama derecho a la libre expresión y uno es libre de escoger el género que quiere ser. Yo quiero ser mujer en este momento, voy a ser mujer. ¿Entonces, por qué me molestas? Soy mujer“, dijo.

Twitter @GracielaOlverah

Al final la chica decidió grabar el clip en sus redes sociales donde se generó un gran debate sobre el poco respeto que se ejerce sobre las zonas exclusivas en el transporte público. De hecho, otras jóvenes aprovecharon la publicación para dar cuenta de otras denuncias similares.

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.