Brendan Fraser revela que casi muere en el rodaje de La Momia.

“Lo siguiente que supe fue que mi codo estaba en mi oído, el mundo estaba de lado, había grava en mis dientes y todos estaban muy callados”, comentó el actor de 54 años.

Tras estar años alejado de la gran pantalla, Brendan Fraser ha hecho su gran regreso a la industria cinematográfica con su papel en “The Whale”. Esta cinta ha sido alabada por la crítica y le ha ganado un gran número de reconocimientos en destacadas ceremonias, incluyendo el Oscar a “Mejor Actor”. 

Con su ansiado regreso, sus fans no han dejado de insistir en que retome antiguas y queridas franquicias de películas. Tal es el caso de La Momia, donde Fraser interpretó a Rick O’Connell, un exsoldado que se ve envuelto en el despertar de una terrible y violenta momia.

Uno de los aspectos más alabados del trabajo de Fraser en este tipo de películas es que prácticamente no usaba dobles de acción, pues prefería realizar todas las tomas él mismo. Sin embargo, esto también lo expuso a un grave peligro en varias ocasiones. 

Una de estas ocasiones, la cual tomó gran relevancia últimamente, fue una escena de La Momia donde su personaje era condenado a la horca. Para su mala suerte, lo sucedido en pantalla se trasladó a la vida real poniendo en riesgo su integridad. 

“Me ahorcaron accidentalmente en la secuencia del ahorcamiento. Estaba parado de puntillas así, con la cuerda [alrededor de mi cuello], y solo llegaba hasta cierto punto. Y [el director Stephen Sommers] corrió y me dijo: ‘Oye, realmente no parece que te estás, ya sabes, asfixiando, ¿puedes mejorarlo? Y yo estaba como: ‘Está bien, está bien’. Así que pensé: ‘Una toma más”.

Brendan Fraser en The Kelly Clarkson Show.

“El tipo que sostenía la cuerda por encima de mí, tiró de ella un poco más y me quedé atrapado de puntillas. No tenía adónde ir más que hacia abajo, así que él estaba subiendo y yo bajando. Lo siguiente que supe fue que mi codo estaba en mi oído, el mundo estaba de lado, había grava en mis dientes y todos estaban muy callados”, agregó.

Minutos después el actor recobró la conciencia y Sommers le dijo: “Felicidades, estás en el club. A Mel Gibson le pasó lo mismo en ‘Braveheart’”, lo que hasta el día de hoy, hace reír a carcajadas a Fraser.

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.