Científicos revelan cómo luciría el rostro de los humanos en un millón de años

De acuerdo a investigadores en Dinamarca, el rostro humano evolucionará con base en el avance tecnológico y este será el resultado.

Conocemos, de una manera no tan exacta, el rostro que creemos que los primeros seres humanos tuvieron gracias a la arqueología y la antropología. Incluso un grupo de investigadores han logrado recrear la cara de una mujer prehistórica a partir de sus huesos en un modelo 3D, quien fue enterrada con su pequeño de 8 años.

Los esfuerzos de la comunidad científica se han enfocado en investigar los seres humanos del pasado, sin embargo, desde hace siglos, siempre ha existido una cierta curiosidad de hacia donde vamos dirigidos y cómo nos veremos en el futuro. Es por esto que han existido múltiples hipótesis de cómo vamos a lucir en lo siguientes años, o siglos.

Recientemente un grupo de científicos trabajó en colaboración con la BBC para sumar otro esfuerzo y tratar de acercarse a algo parecido a cómo nos veremos en un millón de años. Esta fue su conclusión.

Pexels ©

De acuerdo a estimaciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales, si los seres humanos logramos superar la crisis climática que hemos provocado es probable que podamos vivir unos millones de años más. Esta idea viene basándose en el pasado del ser humano, del cual se conoce que data de hace 4 millones de años.

Con esto en mente, un equipo de científicos de la Aarhus University, de Dinamarca, a intentado responder la pregunta de ¿Cómo se verá el rostro de los seres humanos dentro de 1 millón de años? Se basaron en puntos clave en la historia natural de nuestra evolución como especie. La agricultura fue un punto tomado en cuenta, otro el descubrimiento de la insulina.

«Sabemos qué genes están involucrados en la construcción de un cerebro que se bueno para recordar nombres de las personas» – explicó Thomas Mailund, profesor de bioinformática de la institución – «Podríamos cambiar eso».

El especialista reconoce que esto suena totalmente a ‘Ciencia Ficción’ sin embargo tiene la seguridad de que es posible, ya que, para él, el siguiente paso ‘natural’ de control del ser humano es poder modificar artificialmente nuestros órganos por implantes que se actualicen y/o optimicen, comentó para la BBC.

Pexels ©

Al estilo de ‘Ghost in the Shell‘ la sociedad que pueda modificar su cuerpo, también modificará su estilo de vida. El funcionamiento del cuerpo orgánico así como el rostro de los seres humanos podría no ser reconocido por nadie de los humanos contemporáneos. «Ya no es realmente una cuestión biológica, es tecnológica«, comentó Mailund.

La optimización del cuerpo

De acuerdo a Thomas, no estamos nada lejos de poder conseguir ‘mejoras’ al cuerpo humano. Añade que tenemos siglos haciéndolo. Cuestiones como la medicina y las prótesis han modificado el cuerpo para hacerlo funcionar mejor. Si el siguiente paso es estar lleno de implantes artificiales, los cuales ‘optimizarían’ las funciones orgánicas y terminarían por modificar la capacidad sensorial de los seres humanos.

«Además de los implantes cerebrales, es posible que tengamos partes más visibles de la tecnología como un elemento de nuestra apariencia, como un ojo artificial con una cámara que puede leer diferentes frecuencias de color e imágenes», se lee en la investigación.

Los científicos de la Aarhus University no han sido los únicos que han ido tras las tecnologías de «mejoras», el Neuralink de las empresas de Elon Musk, lleva algunos años en desarrollo. El constante avance por este tipo de tecnologías también ha creado un sinnúmero de críticos de estos proyectos, más que nada porque se plantea implementar en personas con lesiones espinales severas. Al día de hoy no se conoce qué tan exitosa podrían ser estas alteraciones.

Pexels ©

La expansión de los Post Humanos

Uno de los puntos que toman en cuenta para el futuro es la seriedad con la que se cree que se tomará el viaje interestelar para los seres humanos en el futuro. No descartan que se trate de colonizar otros planetas, que podrían estar habitados. Muchos se toman como ejemplo de la expansión humana la misión Artemis de a nasa, que pretende mandar solo a mujeres por primera vez a la Luna, algo que no se había hecho jamás para poder saber cómo afectará al cuerpo de las mujeres los viajes espaciales.

Aún no existe un aproximado exacto de cómo se verá el ser humano en 1 millón de años, pero los bioinformáticos daneses confiesan que todo se tratará de herencia genética. «la variación genética humana está aumentando. Por esta razón, es poco probable que tengamos el mismo aspecto en un millón de años«, concluye Mainlud.