“Descubrí mi superpoder”: mujer se entera de la infidelidad de su esposo y se acuesta con 8 hombres. 

Laura Friedman Williams se separó de su esposo a los 47 años y vio todo desde una nueva perspectiva: “No creí en la teoría de que porque era mayor, era menos deseable. A los hombres les atraía mucho el hecho de que yo era una mujer fuerte que no quería nada de ellos y estaba al mando”.

Nadie se merece vivir la traición o el engaño por parte de su pareja y aún menos dentro del matrimonio, en especial cuando es una unión con muchos años de historia. 

No deja de sorprender cuando una persona que jura que ama a otra que le corresponde y la primera decide fallar a ese compromiso. 

Cuando suceden este tipo de traiciones, la víctima de la situación muchas veces no sabe cómo actuar porque lo que menos esperas es que tu pareja te engañe. 

Ese es el caso de Laura Friedman Williams, una mujer que duró casada 22 años y descubrió que su esposo le puso los cuernos. 

Con 47 años, Laura no sabía cómo lidiar con la crisis que trajo la terrible noticia, pero lo que sí tenía claro era que debía romper su matrimonio.  Esta última acción fue su mejor decisión, además de que la ayudó a descubrir que poseía un superpoder, o al menos así le dice a su capacidad de tener citas con distintos hombres. 

Laura conoció a su exesposo en la universidad y desde que comenzaron a salir juntos por más de 20 años y como fruto trajeron 3 niños al mundo. sin embargo, ella confesó que su vida sexual estaba estancada, por lo que después de divorciarse confesó haberse acostado con 8 hombres. 

Si bien, antes de la terrible noticia que recibió, nunca se le ocurrió estar con otra persona, después de esto descubrió un lado que no conocía. A los 5 meses de separación entró al mundo de las citas y quiso disfrutarlo. 

Por medio de Tinder conoció a nuevas personas y le “pucho play” a su vida de soltera, dejándose llevar.  “Si quieres acostarte con dos hombres el mismo día, puedes hacerlo. Si quieres tener una cita a mitad del día, eres libre. La única persona que puede juzgarte eres tú mismo. Y si te parece bien, jode a todos los demás”, se decía a ella misma, según comentó en conversación con New York Post, de acuerdo a una publicación de The Mirror.

En medio de sus citas, se dio cuenta de que también poseía la habilidad de complacer tanto a otros como a sí misma, lo que le sirvió para reconciliarse con su propio cuerpo. 

“No creí en la teoría de que porque era mayor, era menos deseable. A los hombres les atraía mucho el hecho de que yo era una mujer fuerte que no quería nada de ellos y estaba al mando”, dijo.

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.