Dos trans se arrepienten de su decisión y piden pensarlo bien antes de hacerlo

Ser una persona transgénero es un término que define a las personas cuya identidad, expresión de género o conducta no se ajusta al sexo asignado al nacer. Aunque pueden haber confusiones, cada expresión es diferente.

Cuando se habla sobre las personas trans en la sociedad y en otros ámbitos todavía es necesario hacerlo con cuidado, porque aunque la concientización, el conocimiento y la apertura sobre las personas trans y sus experiencias está cambiando, todavía falta mucho camino para lograr una igualdad y aceptación para ellos.

Se requiere estar muy confiado de la decisión para cambiar de una forma drástica tu vida, es por eso que el acompañamiento de un sistema de apoyo y de un cuerpo médico es necesario para que la transición ocurra de una forma totalmente segura.

Sin embargo, desde hace algún tiempo están surgiendo historias de personas que pasan por el proceso y que por una u otra razón se arrepienten y buscan regresar a la persona que fueron antes.

Amber y Ritchie, son dos ejemplos de esa otra cara de la moneda que acaban de comunicar de su arrepentimiento y que además de eso, los activistas LGBTQ+ presionan a las personas como ellos a tomar esta decisión.

Branded Film Studios

“Esto no es reversible, el experimento terminó para mí, realmente no hay vuelta atrás”, comentó Ritchie, de 35 años de edad, quien hizo su transición de hombre a mujer, según el Daily Mail.

Amber nació como una mujer pero conforme pasaba el tiempo se identificó como varón, es por ello que se sometió a tratamientos de testosterona y a cirugías para completar la transición.

Su caso se volvió conocido gracias a su aparición en la película No turning back, en donde mostraron su inconformidad ante el cambio al que se sometieron.

Branded Film Studios

Ambos originarios de Reino Unido, tuvieron el valor de hablar del tema de la forma más honesta posible. Ritchie estuvo 10 años siendo una mujer trans hasta que no pudo más y decidió cambiar su género en 2014.

“La primera pregunta que me hicieron cuando vi al psiquiatra fue si quería una cirugía de reasignación de género. Le dije: ‘No estoy seguro, me gustaría algo de tiempo y escuché que podría tener terapia’”, recordó.

Conforme pasaba el tiempo y tras varias rondas de hormonas, decidió rechazar la cirugía por tres años. Después de la presión de los médicos, finalmente accedió a entrar al quirófano.

La recuperación y los problemas posteriores que trae este tipo de intervenciones sumamente invasivas tampoco son expuestas ante el mundo. Ritchie tuvo muchos problemas para ir al baño, dolor y también de crisis psicológicas.

“Incluso si estás contento con eso, es difícil. Pierdes energía, te vuelves extremadamente fatigado y vulnerable porque reconoces que no tienes ese poder en cierto sentido, es una sensación muy extraña. Así que volvía al psiquiatra todos los meses y en cada sesión decía que me sentía igual: ‘Esto es jodidamente mental, nunca debí haber hecho esto’”, dijo.

Luego de no sentirse bien consigo mismo, tomó la decisión -sumamente criticada- de volver a ser hombre y decidir que no habría vuelta atrás.

Amber, por su parte, tuvo un proceso parecido, con tres años en testosterona, comenzó a tener problemas en sus órganos reproductivos femeninos.

Branded Film Studios

«No he tenido ninguna experiencia menstrual desde el inicio de la testosterona y en el momento en que llegué a unos 2 años y medio con testosterona, comencé a experimentar mucho dolor intenso en la región genital”, contó.

También declaró que sufrió disforia de género y que siente que se apresuró al comenzar la transición. Ante esto, también piensa que los doctores no la apoyaron como tenían que hacerlo. Luego de su proceso, ella dice arrepentirse de perder sus pechos.

Branded Film Studios

«Desearía haber explorado en terapia los sentimientos que estaba teniendo. Entonces, incluso si hubiera tomado esos pasos médicos, al menos habría sentado las bases para saber que no me arrepentiría y podría sentirme más seguro en lugar de apresurarme como si eso fuera a resolver todos mis problemas», reveló.

Su historia es solo una pequeña fracción de lo que muchas personas pueden estar viviendo y que hacen en silencio. Es por ello que es necesario un seguimiento puntual de psicólogos y especialistas de género, para que quienes estén considerando transicionar lo hagan sabiendo lo que implica y sentirse 100% seguros de su decisión y de cómo se identifican o se sienten.

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.