El primer juicio por maltrato animal encuentra al culpable por envenenar perritos rescatistas.

Recientemente se realizó el primer juicio por maltrato animal en México. El caso investigaba el envenenamiento de dos perros pertenecientes a la Cruz Roja de Querétaro. Se trata de Athos y Tango, dos miembros del cuerpo de rescate que, después de comer salchichas con tóxicos el año pasado, tuvieron un terrible final. 

El culpable fue identificado como Benjamín “N”, un hombre de 60 años que era vecino del cuidador de los animales. El hombre contaba con varios antecedentes de amenaza de mu3rt3 en contra de los perritos. Un día, cuando ambos lomitos se encontraban solos en casa, Benjamin les dio salchichas intervenidas y no solo terminó con la vida de los canes. El hombre también le ocasionó un final sumamente doloroso al hijo de Athos, Balam, ya que le ocasionó lesiones sumamente graves.

Benjamin fue declarado culpable y puede enfrentar hasta 18 años de cárcel con 3 delitos en su contra: Delito contra los animales agravado por el fallecimiento de Athos y Tango, en ambos casos, así como en agravio de Balam (hijo de Athos) por las lesiones provocadas; además de considerar el agravio de crueldad animal por el veneno que ocasionó sufrimiento y daños a los 3 canes.

Este terrible suceso generó un gran descontento social, principalmente por los actos hechos con toda alevosía por parte de una persona sin remordimiento o escrúpulos contra dos seres que no pudieron defenderse ni identificar sus malas intenciones. 

Athos y Tango eran perritos con un propósito social, Athos era un Border Collie de 4 años certificado internacionalmente por la Organización Internacional de Perros de Búsqueda y Rescate y ayudó en las labores del terremoto del 2017, mientras tanto Tango, fue rescatado y tenía la labor de ser un perrito de asistencia emocional, debido a su características dóciles y apoyó a muchas personas con traumas, ansiedad o estrés por sucesos trágicos.

Muchos activistas pidieron que se hiciera justicia, no solo por lo que representaban para la sociedad estos canes que ayudaban y rescataban gente, sino porque es generalizado que no se pueda hacer mucho cuando hay perritos maltratados o asesinados en veterinarias, por personas en la calle o hasta en las guarderías en las que los dueños confiadamente dejan a sus compañeros de vida. La mayoría de las veces se busca llegar a una indemnización para agilizar el proceso, pero nunca se había llevado a un juicio, por eso este caso sin precedentes está haciendo historia, ya que podría marcar un antes y un después en los derechos de los animales.

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.