La “Barbie real” no puede trabajar porque dice que “enloquece” a sus compañeros hombres

Barbara Luna es una modelo que comenzó su transformación a la edad de 17 años, ahí fue cuando tuvo su primer tratamiento cosmético. Ahora tiene 22 años y ha gastado más de $100.000 dólares para lograr tener su cuerpo deseado a través de 10 cirugías.

La modelo húngara ha comentado recientemente que no puede encontrar trabajo regular porque le resulta difícil a sus compañeros hombre estar de una “chica sexy”. Su primer cirugía se trató de un aumento de senos cuando estaba en su adolescencia paso de de una talla 34B a 34F gracias a su ex-esposo, con el que se casó en el 2016, se pudo costear la mayoría de sus tratamientos, de acuerdo al portal UNILAD.

Bárbara también se ha reducido el mentón, la mandíbula, se ha realizado cirugías en la frente, estiramiento de cejas y labios, levantamiento de trasero y relleno de labios. Ella se dice feliz con todo lo que ha realizado en su cuerpo pero no puede conseguir un trabajo “normal” o “regular” pues los hombres suelen hostigarla en ellos.

Ella trabaja como modelo web actualmente pues se vio obligada a dejar su trabajo antiguo debido que, de acuerdo a sus declaraciones, enloquecía a los hombres.

“Es porque todavía vivimos en una sociedad patriarcal, nos guste o no. Estoy totalmente a favor del feminismo, pero las chicas muy femeninas como yo no deberían tener nada que ver con hombres en el trabajo. Los hombres son impulsados ​​por su sexualidad y es difícil para ellos estar cerca de una chica sexy” Comenta.

En el 2019 se divorció de su esposo y desde entonces había trabajado como modelo de ropa interior, dice que tiene “ansiedad social por [sus] traumas pasados ​​de lidiar con la ‘vida normal’ “del trabajo.”

Actualmente cuenta con un perfil en la red social “Only Fans” donde vende contenido exclusivo. Además de que cerró su cuenta de Instagram la cual tenía más de 20k seguidores, ahí compartía que ella era más que solo su apariencia.

“El aspecto de muñeca de plástico no significa que seamos menos inteligentes y quiero mostrarle al mundo que no soy ingenua o tonta”, escribió.

A los hombres les encanta mi look. Algunos hombres de mente cerrada que no son seguros de sí mismos no quieren salir conmigo, lo cual está bien”, dijo, según UNILAD.

“Me gustan las personas de mente abierta y me gusta impresionarlos y mostrarles que no soy solo una tonta sin cerebro, per es difícil para mí hacer que la gente me tome en serio.”

De acuerdo a sus planes, quiere someterse a una tercer rinoplastia y una cirugía de extracción de costillas y otra inyección de trasero.

¿Tú qué opinas de los cambios a los que Bárbara se ha sometido? ¿Estás de acuerdo con ella? ¡Compártenos tu opinión en los comentarios!