Logran grabar el calamar más raro del mundo a 860 metros de profundidad

Un grupo de científicos quedó perplejo al lograr ver a la especie Spirula

El hecho sucedió en la Gran Barrera de Coral de Australia, donde un grupo de investigadores se topo con esta especie también conocida como cuerno de carnero. Los científicos llevaban meses investigando nuevas fosas aparecidas frente a la costa australiana.

El encuentro fue de manera fortuita, mientras el equipo estaba atento a la pantalla de su robot que se encontraba a 900 metros de profundidad. De un momento a otro en la señal apareció casi a imitación de espectro un ejemplar de Calamar Spirula vivo, un extraño y pequeño cefalópodo que nunca antes había sido registrado en cámara nadando en el océano.

El metraje fue publicado por el Instituto Schmidt Ocean, una organización especializada en la investigación de vida marina y desarrollo de ciencia y tecnología oceánica. En los pocos minutos que dura se puede observar que nada en vertical.

Una de las principales características de este calamar es que su caparazón es débil y extremadamente ligero, lo que le permite nadar a una velocidad impresionante y a pesar de esto, también es duradero. Cuando es adulto puede medir 7 cm y solo se conocía de su existencia por los ejemplaros hallados muertos en océanos y costas.

Las imágenes de este ejemplar vivo y en su entorno natural fueron obtenidas gracias a un robot sumergible operado a control remoto (ROV, por sus siglas en inglés). A través de un diagrama del calamar se puede ver que tiene un caparazón en forma de espiral, cuyas cámaras internas le permiten controlar su flotabilidad.

La sorpresa se la llevo uno de los expertos pues al verlo exclamó “¿Que diablos es esto?”, mientras monitoreaba la cámara al ver de cerca al ejemplar vivo de la Spirula.

“El caparazón con su flotabilidad está en el otro extremo del calamar. Así que uno pensaría que la cabeza, que es más pesada, estaría colgando“, le explicó a Science Alert el investigador Neige Pascal.

No hace mucho que este mismo grupo encontró un arrecife de coral del tamaño del Empire State, es decir, más de 500 metros de altura.

Descubrir la existencia de especímenes como este alienta a los biólogos e investigadores marinos a continuar con su labor, comparte esta nota para que más personas se enteren de esta noticia.