Padre Gay Adopta a Niño y hoy en Día es un Campeón Olímpico

Jerry Windle luchó por el sueño de toda su vida que era ser padre.

Jerry por ser gay y soltero veía muy difícil el poder cumplir su más anhelado sueño de convertirse en padre. Es cuando buscando todos los medios de que le otorgaran la adopción de un niño, pensó en los niños de Camboya. Envía solicitud de adopción  y para su sorpresa la respuesta fue positiva. Jerry no podía creer que estaba tan cerca de cumplir su sueño.

Es cuando logra la adopción de Jordan un Niño de Camboya huérfano de padre y madre que se enconaba  en condiciones críticas de salud. Para ese entonces Jordan tenía 2 años de edad se encontraba con un cuadro de desnutrición severa, tenía sarna y estaba delicado de salud no se sabía si iba a sobrevivir o no.

 Jerry juro que haría todo lo posible por salvarle la vida a ese niño y porque no sufriera jamás.

Gracias a los cuidados de su nuevo padre el niño sale de esa situación crítica de salud y es llevado a su nuevo hogar.

Al principio Jordan solo hablaba por lenguajes de señas mientas aprendía a hablar ingles.

Luego en los años siguientes, comienza a tener inclinaciones deportivas, mostrando habilidades para la natación y empieza sus entrenamientos.

Después de 3 pruebas olímpicas logra La clasificación a los 15 años para el evento de plataforma masculino.

Actualmente Jordan representará a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos y también de corazón a Camboya, su país natal. Bandera que se tatuó en el brazo para que se le viera al momento de sumergirse.

Adicionalmente en el 2011  padre e hijo dejaron plasmada su hermosa historia de amor en un libro para niños.

Una verdadera historia de amor la de Jerry y Jordan donde la adopción no solo devolvió a la vida a ese niño sino a Jerry también, ya que le dio un motivo de lucha y la felicidad más grande como lo era para el tener un hijo.

Jordan pasó a ser un niño huérfano de Camboya a ser ahora todo un campeón olímpico. Muestra de que con dedicación y esfuerzo los sueños se hacen realidad.

El amor de un padre no tiene límites y es capaz de cruzar fronteras, lidiar con barreras culturales, todo por cuidar y hacer feliz a su hijo.

Ambos son muestra que el amor puro si existe.

Recuerda compartir esta información y dejar tus comentarios sobre esta linda historia de adopción.

 

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.