Padres pelean contra un Cáncer devastador y todo para no dejar a sus pequeños hijos solos

La historia de Adam Graveley de 38 años de edad y Caitlin de 39 es una autentica demostración de amor y apoyo incondicional. El perfecto significado de la frase “en la salud y en la enfermedad”.

En el 2007 Adam un profesional diseñador gráfico decide viajar hasta Australia por temas laborales, su visita era por poco tiempo pero el destino le tenía deparado algo mucho mejor ya que en el 2009 conoce a Caitlin, una arquitecta paisajista, por una plataforma de citas virtuales. Cuando se conocieron se dieron cuenta que eran el uno para el otro, su conexión fue inmediata y en el 2014 deciden formalizar su relación y contraen matrimonio.

Un matrimonio hermoso que les dio la bendición de ser padres de una linda niña llamada Thea y 15 de octubre del 2020 llega el tan esperado varón llamado Fearn.

Pero lo qué trajo consigo este segundo embarazo los dejo a todos con el corazón destrozado y pidiendo a Dios por un milagro, ya que sólo 5 semanas después del nacimiento de Fearn, Caitlin comienza a presentar dolores muy fuertes en su estómago “no le preste atención, todo se lo atribuía al cansancio de todo el embarazo y la llegada de mi bebé a casa”.

Esta falta de interés en su dolor estomacal trajo consigo que el cáncer en su intestino llegara a etapa 4 y que se expandiera hasta su hígado.

“Me sentía devastada, solo pensaba en que mis pequeños hijos se quedarían sin su madre”.

Pero su terrible historia no acaba aquí, puesto que tan solo 3 meses después de esta fatídica noticia se enteran que Adam también tiene cáncer en etapa 4 pero este en el páncreas.

“No entendemos por qué estamos pasando por esto, nuestros hijos no merecen terminar huérfanos”.

La familia y amigos de la pareja les presta todo el apoyo posible, ayudándolos a cuidar a los bebés, con el aseo de la casa, comidas y hasta se creó un fondo para recaudar el dinero necesario para llevar a cabo las operaciones y cumplir con el tratamiento.

“Todo nos tomó por sorpresa, ambos tenían ese cáncer en su cuerpo desde hace más de un año y medio y no fue hasta ahora que se dan cuenta para comenzar a tratarlo, todo es una terrible pesadilla”. Comenta la hermana de Adam, Emma.

Adam comenzó inmediatamente con las quimioterapias, “las primeras semanas fueron horribles, no tenía ánimos de nada, los olores de la comida me daban náuseas, simplemente no podía hablar o relacionarme con nadie”.
Y Caitlin por su lado se sometió a una extirpación del tumor pero también está recibiendo quimioterapia por el cáncer en su hígado. “Todo esfuerzo, dolor y sacrificio vale la pena mientras podamos ganar esta batalla contra el cáncer y vivir una vida plena con nuestros hijos, ellos están muy pequeños”.
Ambos están recibiendo quimioterapia, son una pareja digna de admiración y están creando maravillosas campañas en todo el mundo para concientizar, “sobre todo a los jóvenes que no prestan atención a los llamados de alerta que les hace su cuerpo, piensan que por el hecho de ser jóvenes siempre se mantendrán sanos y simplemente no es así. Nuestro cáncer se pudo evitar si fuésemos ido con un médico hace un año y medio atrás”.
Comparte esta publicación y deja tu comentario sobre esta noticia impregnada de amor y entrega total a sus hijos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.