Se tomó las fotos de graduación en el campo donde trabajan sus padres para mostrar el fruto del trabajo duro

Como padres siempre esperamos poder darles a nuestros hijos todo aquello que nosotros en nuestra infancia no tuvimos el privilegio de gozar. Sobre todo el hecho de cursar en una universidad y lograr obtener un título universitario.

Cada día que pasa los padres se esfuerzan y dejan atrás sus propios sueños con el único objetivo de que sus hijos puedan crecer como personas, pero sin dejar a un lado el esfuerzo.

“Es importante que ellos también puedan valorar todo el esfuerzo que nosotros día a día hacemos por ellos, que no se olviden de sus raíces y sobre todo que sean agradecidos con la vida y con Dios por lo poco o mucho que puedan llegar a tener”.

Esta familia Mexicana encontró de una manera magistral la manera perfecta de que sus hijos sepan apreciar y valorar el increíble trabajo que requiere poder llegar a tener lo que ellos han tenido.

Y fue esta crianza la que impulsó a su hija a que de alguna u otra manera les rindiera un tributo u homenaje a sus padres, a su increíble amor por lo que hacen y compartir su sabiduría.

Los padres de Jennifer Rocha llegaron a Estados Unidos persiguiendo el sueño americano, lamentablemente las cosas no estaban saliendo como ellos lo esperaban y cada día que pasaba se les iban cerrando las puertas.

“Sabíamos que teníamos que hacer algo al respecto, nos estábamos quedando sin ahorros y sin un techo donde poder dormir”.

Fue este el motor e impulso que necesitaron para iniciar desde cero con la agricultura y enseñaron a sus hijos cómo era el trabajo para que luego de asistir a sus clases fuesen al campo y ayudaran con cada detalle.

“Nosotros los enseñamos desde muy pequeños que el trabajo se debe cuidar y valorar porque es lo que coloca el pan de cada día en nuestra mesa, es por eso que al salir de sus clases iban al campo hasta altas horas de la noche, nosotros solo dormíamos 3 o 4 horas al día”.

De estos padres sin duda lo único que nos queda como aprendizaje es que la determinación por mejorar la calidad de vida de nuestros hijos es el impulso que algunos necesitan para avanzar.

“Nadie sabe realmente todo el esfuerzo que amerita poder tener todo esto al día, poder llevar los alimentos a la tienda comestibles y que así todos puedan disfrutar de lo que hacemos”.

Detrás del trabajo de las frutas y verduras hay personas como nosotros que duramos todo el día bajo el sol inclemente, lluvia, animales, mosquitos y soportando grandes dolores de espalda. Y a pesar de todo su esfuerzo no podían darse el lujo de pagarle un dormitorio a su hija para que pudiese estudiar mucho más cómoda.

«Muchas veces pensé en simplemente rendirme y dedicarme de lleno en el trabajo en el campo, pero luego veía como mis padres se sacrificaban por verme recibir mi título que me hacia sacar fuerzas de donde ya no tenía y continuar, sus consejos y apoyo fue crucial para lograr estar hoy aquí disfrutando de esto».

Fue por esto que decidió tomarse las fotos de su graduación en este campo que tanto esfuerzo y sacrificio le ha costado a sus padres.

Contesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.