Su maestra pidió una tarea de arte y él conmovió a todos con su obra

Su maestra pidió una tarea de arte y él conmovió a todos con su obra

“Con lo que tengan en casa” fue la encomienda de la maestra para esta tarea

Luciano, un pequeño de 11 años, ha arrebatado el corazón de muchos usuarios de redes sociales. Él vive en una humilde casa Agrelo, Luján de Cuyo en Mendoza, Argentina. Su escuela está cerrada por la cuarentena y sin conexión internet, computadora o acceso a materiales básicos, ha logrado hacer un trabajo que conmovió a miles.

La tarea que su maestra de artes, Claudia Arabena, les dejó era sencilla “Hacer una obra con lo que tengas en tu casa”. Luciano es uno de sus alumnos más responsables, pues cada que les hacen llegar sus tareas por WhatsApp, no falla en entregar ninguna. Para la maestra él es un ejemplo de esfuerzo y dedicación.

Luciano, con ayuda de su hermano menor de 4 años, comenzó a buscar qué materiales podía usar. En su casa no tenían nada relacionado con el arte, no había colores, papeles o marcadores ¿Con qué podían hacer la tarea?

Entonces encontraron arena, barro y ladrillos, con esos materiales se dedicaron a usar su imaginación. Utilizó todo lo que tenía con un poco de agua y crearon un enorme dinosaurio. Usó los ladrillos para hacerlos polvo y así crear sus espinas, las garras eran unos palitos que también tenía en su casa y delimitó el cuerpo con la arena y el agua. Tampoco podía faltar la firma del artista, así que con los palitos de las garras pudo poner su nombre.

Al terminar, los padres le tomaron una foto y se la enviaron a su maestra.

“Envío cada quince días las tareas, y luego hago una devolución de cada trabajo. Cuando vi la imagen quedé impactada, es una obra que representa muy bien el arte efímero. Lo compartí con mis colegas, y la sensación fue la misma“. comenta la maestra.

“Me da una satisfacción enorme saber que lo hizo aún lejos de su casa. Quiero rescatar el trabajo de los chicos que, a pesar del entorno, tienen ganas de seguir adelante. Eso valoriza mucho más su obra”, dijo conmovida Claudia.

Arabena resalta el compromiso de esta familia con las tareas de sus hijos. Aunque la pandemia ha dejado sin trabajo a muchos y no han tenido recursos digitales para ellos es importante que sus pequeños sigan estudiando.

“En la zona tenemos una villa muy grande y ha sido difícil para ellos. Las mamás le ponen mucha garra: acompañan, cargan crédito en los teléfonos para enviar las tareas. Ver los resultados me pone muy contenta”, explica.

El gran ingenio de Luciano y el apoyo de sus padres lo llevarán lejos en sus estudios. Comparte esta historia para demostrar que cuando existe la pasión por estudiar, nada nos podrá detener.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.