Es extraído del mar báltico y se mantiene completamente intacto este navío del siglo XVII

Su impresionante tamaño lo mantuvo en las profundidades del gélido mar báltico durante siglos. Su trágico final fue algo que ninguno esperaba, sobre todo por la inversión económica que representó en aquella época la creación del buque de guerra Vasa Sueco. El rey tenia todas sus esperanzas en este buque.

Buque de guerra Vasa del siglo XVII.

Henrik Hybertsson, constructor de barcos, es el creador de este majestuoso buque de guerra, en un principio estableció que llevara solo 36 cañones de batalla debido a las enormes esculturas que ya poseía el barco y lo hacían en exceso pesado pero es aquí cuando la intervención del rey Gustavo Adolfo II llega y exige dejar a un lado la estética del barco y colocar más cañones a toda costa.

El 10 de agosto de 1628 zarpa a muy tempranas horas de la mañana el Vasa con el doble de los cañones admitidos por Henrik en un principio. La falta de conocimiento y tecnología en aquel entonces no permitieron estudiar con detenimiento y comprobar el equilibrio del barco luego de esos cambios importantes.

Esto generó que el barco perdiera su estabilidad completamente y al entrar en mar abierto sus fuertes vientos lamentablemente lo hundieron sin ningún remedio, dejó aproximadamente a 30 tripulantes fallecidos. Es una completa tragedia que sacudió a toda Suecia.

Los arqueólogos en 1961 lograron después de más 30 años de arduo trabajo sacar de las profundidades del mar a este imponente buque de guerra.

Quedaron totalmente sorprendidos por el excelente estado en que aún se encuentra, motivo por el cual está exhibido en el Museo Vasa de Estocolmo ya que se aprecian los Leones pintados a mano y otros en bronce en la popa del barco, los cañones y sus imponentes velas.

 

 

Todo esto debido a que las bajas temperaturas y el agua tan fría del mar lo mantuvo intacto y lejos de posibles bacterias que pudiesen deteriorar la madera en aproximadamente un 95% de este.

Por eso se considera el único barco del mundo que se encuentra completo a pesar de sufrir esta eventualidad, es tanto así que se extrajo de uno de los camarotes del barco un viejo juego de mesa llamado Backgammon.

Juego de mesa Backgammon.

Este hermoso y gran buque de guerra del siglo XVII renació de las profundidades del mar y merece ser visto por el mundo entero para que puedan apreciar su delicado acabado en cada uno de los detalles impresos en el.
Así que no dudes en compartir esta publicación y por supuesto dejar tu comentario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.